Mala calidad del servicio

  • En el Teatro Bohem no aprenden nunca

    Una nueva visita al Teatro Bohem terminó en forma desastrosa. En esta ocasión, el grupo tributo a Queen, “A Band of magic” demostró que no se necesita tocar mal para ofrecer un pésimo espectáculo, cuando se descuidan los detalles técnicos como el volúmen general y la armonía entre los instrumentos y el vocalista. Una tortura.

    Además, la presencia de dos menores en un recinto en que se ofrece alcohol es una flagrante transgresión a la ley de alcoholes.

    Artículo preparado por Alejandro Pujá Campos,
    Presidente de Consumidores Asociados.

    Visité por primera vez el Teatro Bohem con motivo de la presentación de Luis Dimas, el 25 de junio de 2017. Fue una experiencia malita, desde la perspectiva del servicio, que el artista de la ocasión salvó con su tremenda calidad.

    Está vez no fue así. Y como en el Teatro Bohem ya han tenido suficiente tiempo para corregir y mejorar, no seré benevolente en estas líneas.

  • Sólo un 5 obtuvo Cristian Castro en su presentación en el Teatro Caupolicán

    Sólo un 5 en una escala de 1 a 7, obtuvo Cristian Castro en su presentación del 7 de octubre en el Teatro Caupolicán de Santiago. El exceso de volúmen, una deficiente comunicación con el público, una pobre planificación del espectáculo y un vestuario desafortunado marcaron una presentación que no está a la atura de uno de los intérpretes más famosos del continente americano.

    Artículo preparado por Alejandro Pujá Campos,

    Presidente de Consumidores Asociados.

    Pasadas las 21:30 horas apareció Cristian Castro en lo que prometía ser un gran espectáculo, precedido por una serie de imágenes de cantantes famosos, algunos fallecidos, que se proyectaron en las pantallas gigantes del Teatro Caupolicán, encendiendo los ánimos de los asistentes que aplaudían ante el desfile de artistas de todos los tiempos: Carlos Gardel, Luciano Pavarotti, Luis Miguel, Eros Ramazzoti, Sandro, Raphael, Frank Sinatra, Elvis Presley, Vicente Fernández, etc., finalizando con Juan Gabriel. Ante esas figuras, uno ya se preguntaba si Castro no sufre de alguna megalomanía o lo que venía podría ser espectacular.

Buscador en Consumidores Asociados