Corte Suprema rechaza recurso de Corporación Santo Tomás por carrera de criminalística

Categoría de nivel principal o raíz: Sentencias judiciales Categoría: Sentencias de la Corte Suprema Publicado: Domingo, 06 November 2011 Escrito por Webmaster

La Corte Suprema ratificó que Corporación Santo Tomás debe pagar una indemnización a nueve estudiantes de la carrera de investigación criminalística, por el daño moral provocado al ofertar una carrera con campo laboral inexistente.   

En fallo unánime (causa rol 9615-2011), los ministros de la Cuarta Sala -Patricio Valdés, Gabriela Pérez, Rosa Egnem, Juan Escobar (suplente) y el abogado integrante Nelson Pozo- rechazaron los recursos de casación presentados en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de la Serena que condenó a la Corporación Santo Tomás a pagar una indemnización de $4.000.000 (cuatro millones de pesos) a cada uno de los demandantes.

La sentencia del máximo tribunal determina que se debe reparar el daño moral provocado a: Carolina Berríos Dubó, Jonathan Alvarado Robles, Francisco Venegas Esparza, Janis Bascuñán Sánchez, Williams Phillips Yáñez, Eduardo Donoso Pérez, Lucía Ahumada Ahumada, Emiliano Castillo Castillo e Ivonne Santander Uribe, quienes cursaron la carrera en la Región de Coquimbo.   

La resolución determina que no hay infracción legal al determinar la indemnización de perjuicios, tanto por la legislación común como por la Ley del Consumidor.

La Corte Suprema ratificó que Corporación Santo Tomás debe pagar una indemnización a nueve estudiantes de la carrera de investigación criminalística, por el daño moral provocado al ofertar una carrera con campo laboral inexistente.   

En fallo unánime (causa rol 9615-2011), los ministros de la Cuarta Sala -Patricio Valdés, Gabriela Pérez, Rosa Egnem, Juan Escobar (suplente) y el abogado integrante Nelson Pozo- rechazaron los recursos de casación presentados en contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de la Serena que condenó a la Corporación Santo Tomás a pagar una indemnización de $4.000.000 (cuatro millones de pesos) a cada uno de los demandantes.

La sentencia del máximo tribunal determina que se debe reparar el daño moral provocado a: Carolina Berríos Dubó, Jonathan Alvarado Robles, Francisco Venegas Esparza, Janis Bascuñán Sánchez, Williams Phillips Yáñez, Eduardo Donoso Pérez, Lucía Ahumada Ahumada, Emiliano Castillo Castillo e Ivonne Santander Uribe, quienes cursaron la carrera en la Región de Coquimbo.   

La resolución determina que no hay infracción legal al determinar la indemnización de perjuicios, tanto por la legislación común como por la Ley del Consumidor.

Razonamiento del tribunal

“Que el recurrente denuncia la vulneración del artículo 9 de la Ley Nº18.287 y las leyes reguladoras de la prueba, específicamente, los artículos 426 y 427 del Código de Procedimiento Civil. Alega, en primer lugar que, se excedió la competencia del tribunal civil al conocer de una acción que dice relación con una infracción contemplada en la Ley de Protección al Consumidor, de competencia del Juzgado de Policía Local y de la que conoce el primero, sólo si en el proceso contravencional no se dedujo oportunamente la demanda civil ante el segundo de los nombrados. En segundo término, señala que se condenó a su representada a pagar los perjuicios por daño moral, pero ello ocurrió sólo porque hubo una sobre valorización de la prueba testimonial, excediéndose los términos del artículo 384 del Código de Procedimiento Civil y darle valor como prueba de presunciones”, dice el fallo.   

La resolución agrega que “las alegaciones de la parte demandada en su recurso son contradictorias, pues alega por un lado, que se excedió la competencia del Tribunal Civil al acoger la demanda y condenarlo al resarcimiento de perjuicios respecto de una materia propia del juzgado de policía local; y por otro lado, aceptando la competencia del tribunal civil, impugna la condena por daño moral y, específicamente, la apreciación de la prueba testimonial”.

Fuente: Página del Poder Judicial de Chile

Visto: 3915

Buscador en Consumidores Asociados