Los Quincheros en el Teatro de Rancagua, gusto a poco

Categoría de nivel principal o raíz: Nuestras opiniones Categoría: Consumo Cultural Publicado: Domingo, 21 August 2016 Escrito por Alejandro Pujá Campos

En casi 90 minutos, Los Quincheros se presentaron correctamente en el Teatro de Rancagua, dejando en los asistentes una extraña satisfacción, con gusto a poco. El caso plantea la necesidad de que artistas con gran repertorio seleccionen un programa in crescendo que convenza a los asistentes de que hubo una dedicada preparación del espectáculo. Sólo un 5 para una agrupación que vale mucho más.

Artículo preparado por Alejandro Pujá Campos,

Presidente de Consumidores Asociados.

Seguramente, son los artistas que con mayor puntualidad se han presentado en el Teatro de Rancagua, el sábado 20 de agosto, pues a las 20 horas exactas iniciaban lo que sería un espectáculo muy correcto que dejó al público satisfecho pero con la sensación de gusto a poco.

Es tan extenso el repertorio de Los Quincheros, que el próximo año cumplen 80 años de trayectoria, que la selección ofrecida pareció más un salpicón que una dedicada preparación, in crescendo, que convenciese a los asistentes acerca de un plan musical más o menos coherente.

La presentacuión saltó de uno a otro estilo, sin mayor conexión. Las tonadas dieron paso a los boleros y, entre medio, a una versión quincheriana de Te Amaré, de Miguel Bosé, en la voz del vígésimo quinchero integrado al grupo, Cristián O'Ryan.

Ya en la hora de presentación, el líder histórico de la agrupación, Benjamín Mackenna, despidió abruptamente la noche, como forzando los vítores del público que seguramente esperaban, a lo menos, otra hora más de interpretaciones.

Como sabemos, esa despedida es la clásica con elástico y al regreso remataron con dos o tres temas más para dar paso al clásico patito con el que repasaron a varios personajes de la contingencia, políticos incluídos, con el humor del plumífero personaje que cerró la noche.

Es indudable que el repertorio de Los Quincheros daría para horas de espectáculo, pero como eso es inhumano, el caso plantea la necesidad de que artistas de gran trayectoria preparen de mejor manera su espectáculo para no dejar la sensación de gusto a poco de una presentación que arroja la duda de la improvisación. Sólo un 5 para esta ocasión, aunque sabemos que Los Quincheros valen mucho más.

En casi 90 minutos, Los Quincheros se presentaron correctamente en el Teatro de Rancagua, dejando en los asistentes una extraña satisfacción, con gusto a poco. El caso plantea la necesidad de que artistas con gran repertorio seleccionen un programa in crescendo que convenza a los asistentes de que hubo una dedicada preparación del espectáculo. Sólo un 5 para una agrupación que vale mucho más.

Artículo preparado por Alejandro Pujá Campos,

Presidente de Consumidores Asociados.

Seguramente, son los artistas que con mayor puntualidad se han presentado en el Teatro de Rancagua, el sábado 20 de agosto, pues a las 20 horas exactas iniciaban lo que sería un espectáculo muy correcto que dejó al público satisfecho pero con la sensación de gusto a poco.

Es tan extenso el repertorio de Los Quincheros, que el próximo año cumplen 80 años de trayectoria, que la selección ofrecida pareció más un salpicón que una dedicada preparación, in crescendo, que convenciese a los asistentes acerca de un plan musical más o menos coherente.

La presentacuión saltó de uno a otro estilo, sin mayor conexión. Las tonadas dieron paso a los boleros y, entre medio, a una versión quincheriana de Te Amaré, de Miguel Bosé, en la voz del vígésimo quinchero integrado al grupo, Cristián O'Ryan.

Ya en la hora de presentación, el líder histórico de la agrupación, Benjamín Mackenna, despidió abruptamente la noche, como forzando los vítores del público que seguramente esperaban, a lo menos, otra hora más de interpretaciones.

Como sabemos, esa despedida es la clásica con elástico y al regreso remataron con dos o tres temas más para dar paso al clásico patito con el que repasaron a varios personajes de la contingencia, políticos incluídos, con el humor del plumífero personaje que cerró la noche.

Es indudable que el repertorio de Los Quincheros daría para horas de espectáculo, pero como eso es inhumano, el caso plantea la necesidad de que artistas de gran trayectoria preparen de mejor manera su espectáculo para no dejar la sensación de gusto a poco de una presentación que arroja la duda de la improvisación. Sólo un 5 para esta ocasión, aunque sabemos que Los Quincheros valen mucho más.

La gestión del teatro

Por el lado de la gestión del teatro, lamentablemente había un 20% o 30% de las butacas vacías y el aire acondicionado estaba algo bajo, lo que puede ser fatal para tanto adulto mayor presente en la sala.

 

 

Visto: 1229

Buscador en Consumidores Asociados