Fuente Millán, restaurante con pretensión gourmet

Categoría de nivel principal o raíz: Nuestras opiniones Categoría: Consumo Cultural Publicado: Martes, 20 September 2016 Escrito por Superadministrador

La Fuente Millán, de Rancagua, ofrece un grato ambiente interior, sosegado y a buena temperatura, con una carta y una cava suficiente para casi cualquier ocasión, aunque el aspecto de la infraestructura externa y sus precios sean un par de aspectos que debe mejorar.

Artículo preparado por Alejandro Pujá Campos,

Presidente de Consumidores Asociados.

Estos días visité la Fuente Millán, ubicada en calle Millán esquina de avenida Freire en Rancagua, encontrando un grato ambiente interior, sosegado y de agradable temperatura. No está el clásico televisor o radio que tantos dueños de restaurantes mantienen encendido echando a perder lo que debe ser un espacio para comer, conversar tranquilamente, sin contaminación acústica. Si es que había musica ambiental, ésta no se notaba, se podía conversar entre los comensales.

El ambiente interior contrasta algo con el exterior, donde se nota la ausencia de una arquitectura adecuada al local con una ampliación que le quitó espacio al estacionamiento de vehículos y le resta glamour a la propuesta.

La carta es esmerada con platos variados, carnes y pescados, que se presentan elegantemente hacen recordar a empiringotados locales de Santiago.

La tecnología también se hace presente con un dispositivo disponible en la mesa para llamar a las garzonas o pedir la cuenta, contando con medios de pago electrónicos pero no respetando la promoción de pagar en tres cuotas precio contado, que ofrecen habitualmente los bancos. Algo debe andar mal con la administración o los dueños, pues la página web, bastante buena para un restaurante, estuvo fuera de línea durante el fin de semana de fiestas patrias por falta de pago. Con los precios que cobran en Fuente Millán no es creíble que no tengan para pagar el servicio de hosting o el dominio.

El personal es muy amable y el lugar es limpio y, aparentemente, seguro aun cuando no ofrecen servicio de guardarropía, que en los tiempos que corren no está de más.

Con todo, sin duda, Fuente Millán es una alternativa atractiva para ocasiones especiales y también para el almuerzo diario ya que el menú ejecutivo es interesante. Los precios, en general, están dentro de lo que valen sus productos aunque en algunos casos, especialmente en el caso de las bebidas y los postres, parecen algo caros.

De todas maneras es recomendable y seguramente, para alguna ocasión especial, volveré a visitarlos.

 

Visto: 2232

Buscador en Consumidores Asociados