Canal Youtube de Consumidores Asociados

Nueva norma chilena de etiquetado de alimentos: un avance con gusto a poco

Categoría de nivel principal o raíz: ROOT Categoría: OPC Publicado: Sábado, 11 August 2012 Escrito por Comunicaciones Consumidores Asociados

El Observatorio de Publicidad al Consumidor analizó la nueva ley 20.606 “sobre composición nutricional de alimentos y su publicidad” y concluyó que la fiscalización a las "cajitas felices" debería estar ejecutándose.

     La publicación de la nueva ley “sobre composición nutricional de alimentos y su publicidad”, representa un interesante avance en la protección de la salud de los menores de edad, expuestos a lo que popularmente se conoce como “comida chatarra”, lo que incluye dulces y golosinas de todo tipo.

Caja de funeral  

Sin embargo, a la luz de su corta y accidentada aplicación y viendo la historia de la lucha por los derechos de los consumidores en materia de alimentos, la ley Nº 20.606 tiene detalles que debemos comentar.

Por una parte, se ha abierto una polémica acerca de la fecha en que debe ponerse en plena vigencia la nueva ley, pues hay aspectos que deben ser desarrollados en un reglamento, para lo cual el Ministerio de Salud cuenta con un año de plazo, contado desde la publicación de la ley, es decir, desde el pasado 6 de julio.

"Efectivamente, hay aspectos que deben ser precisados en el futuro reglamento, como, por ejemplo, el tamaño y ubicación de la información que alertará sobre los contenidos de grasa, azúcar o sal de un alimento o golosina", manifiesta el director del OPC, Alejandro Pujá. Así, aparece como algo lógico que se deba esperar el reglamento para fiscalizar el cumplimiento de la ley, ya vigente desde su publicación.

El Observatorio de Publicidad al Consumidor analizó la nueva ley 20.606 “sobre composición nutricional de alimentos y su publicidad” y concluyó que la fiscalización a las "cajitas felices" debería estar ejecutándose.

     La publicación de la nueva ley “sobre composición nutricional de alimentos y su publicidad”, representa un interesante avance en la protección de la salud de los menores de edad, expuestos a lo que popularmente se conoce como “comida chatarra”, lo que incluye dulces y golosinas de todo tipo.

Caja de funeral  

Sin embargo, a la luz de su corta y accidentada aplicación y viendo la historia de la lucha por los derechos de los consumidores en materia de alimentos, la ley Nº 20.606 tiene detalles que debemos comentar.

Por una parte, se ha abierto una polémica acerca de la fecha en que debe ponerse en plena vigencia la nueva ley, pues hay aspectos que deben ser desarrollados en un reglamento, para lo cual el Ministerio de Salud cuenta con un año de plazo, contado desde la publicación de la ley, es decir, desde el pasado 6 de julio.

"Efectivamente, hay aspectos que deben ser precisados en el futuro reglamento, como, por ejemplo, el tamaño y ubicación de la información que alertará sobre los contenidos de grasa, azúcar o sal de un alimento o golosina", manifiesta el director del OPC, Alejandro Pujá. Así, aparece como algo lógico que se deba esperar el reglamento para fiscalizar el cumplimiento de la ley, ya vigente desde su publicación.

Director del OPC: Fiscalizar las cajitas felices no requiere reglamento

"No obstante lo anterior, otra parte de la ley no requiere la existencia de un reglamento para su aplicación", continúa el director del OPC. Se trata del artículo 6º, inciso tercero, negritas y subrayado nuestro:

“En todo caso, no podrá inducirse su consumo por parte de menores o valerse de medios que se aprovechen de la credulidad de los menores. La venta de alimentos especialmente destinados a menores no podrá efectuarse mediante ganchos comerciales no relacionados con la promoción propia del producto, tales como regalos, concursos, juegos u otro elemento de atracción infantil.  

Este párrafo es muy claro y no requiere más interpretación y tampoco un reglamento. Pero, las autoridades anunciaron que no fiscalizarán hasta que se dicte el reglamento, lo cual ha provocado la molestia de organizaciones civiles ligadas a la protección de los consumidores, profesionales de la salud y parlamentarios promotores de la nueva normativa.  

Es posible que el conflicto escale en las próximas semanas mientras las empresas productoras de comida chatarra y golosinas continúan, en su gran mayoría inmutables, comercializando sus productos.

Con la ley del consumidor es suficiente si se quiere proteger a las personas

"Pero este episodio es sólo una pequeña parte de la historia de desprotección de los derechos de los consumidores en Chile, pues habemos quienes pensamos que no se necesita más norma que la ley del consumidor para exigir a las empresas de alimentos que informen adecuadamente las características de sus productos", puntualiza el presidente de Consumidores Asociados.  

La ley Nº 19.496, de protección al consumidor, en su artículo 3, letra b) es muy clara al establecer para los consumidores: “El derecho a una información veraz y oportuna sobre los bienes y servicios ofrecidos, su precio, condiciones de contratación y otras características relevantes de los mismos, y el deber de informarse responsablemente de ellos”.

Y en la letra d), la ley del consumidor establece como derecho adicional: “La seguridad en el consumo de bienes o servicios, la protección de la salud y el medio ambiente y el deber de evitar los riesgos que puedan afectarles”.  

"Es mi opinión que con esta norma que existe desde el 7 de marzo de 1997 se podría haber protegido adecuadamente a los consumidores si hubiese existido la voluntad política de hacerlo, sin necesidad de nuevos cuerpos legales que no hacen otra cosa que reiterar derechos ya establecidos.

Ausencia de voluntad y oportunismo político afectan los derechos de los consumidores

Por ello es que desde Consumidores Asociados tenemos una mirada muy crítica para todas aquellas iniciativas que pretender resolver los problemas de los consumidores, pues pensamos que son el fruto de la ineficacia del sistema de protección para aplicar las normas ya existentes, además del oportunismo de la clase política que busca en los problemas de los consumidores banderas para captar votos en cada elección.  

Y esta nueva ley, que tampoco se está aplicando en su plenitud, es una nueva demostración de que en Chile transcurre demasiado tiempo, con ríos de palabras, antes de convertir en realidad los derechos establecidos en la ley del consumidor hace 15 años", concluye el director del Observatorio de Publicidad al Consumidor.

Visto: 3128

Buscador en Consumidores Asociados